Noticias

Experiencia inédita en el país
El Iturraspe busca adaptar su atención a las personas sordas
“No se trata de atención a la sordera, sino de una atención adaptada a las personas sordas, con un equipo de médicos que manejan la lengua de señas, intérpretes y mediadores entre las personas oyentes y las sordas para garantizar el acceso a la salud de estas últimas”. Así resumió el psiquiatra francés Alexis Karacostas el proyecto que busca implementar el hospital Iturraspe, una política de accesibilidad que en Francia ya cumplió 20 años (Ver Francia, pionera) y que en la Argentina es inédita.
“Estamos dando los primeros pasos para visibilizar una problemática que el sistema de salud desconoce: el acceso a la salud de la comunidad sorda. Nuestro objetivo máximo es constituir una unidad de atención especial en el Iturraspe, como las que funcionan en Francia o en Uruguay”, contó a El Litoral Joaquín Gorrochategui, presidente del Consejo de Administración del nosocomio.
El año pasado, integrantes de la Asociación de Sordos de Santa Fe (Asorsafe), de un proyecto de extensión de la UNL y del Iturraspe formaron un espacio de discusión y trabajo para concretar una experiencia inédita en el país: que el hospital cuente con médicos que manejen la lengua de señas, además de intérpretes y mediadores para hacer posible la comprensión entre los pacientes sordos y el personal del nosocomio.

Puente cultural

La semana pasada visitaron la ciudad el psiquiatra Karacostas, uno de los impulsores de esta política en Francia, y la mediadora Ximena Basigalupo, que trabaja en la policlínica de Montevideo, donde desde 2012 se desempeña un equipo de 11 profesionales que manejan lengua de señas, cuatro intérpretes y dos mediadores. Uruguay es el único país de Latinoamérica que lleva adelante esta iniciativa.
“Mi trabajo es ayudar a la comprensión cuando el médico, que sabe lengua de señas, no se puede comunicar porque, por ejemplo, hay diferentes niveles de lengua o algún obstáculo que no permite la comunicación”, explicó la joven sorda, que hace de “puente cultural” entre el paciente y el profesional de la salud.
Desde que Montevideo cuenta con esta unidad especial, las personas sordas ganaron en autonomía —por primera vez pueden ir solos al médico y no necesitan ser acompañados por un familiar que haga de intérprete—, comodidad y privacidad a la hora de ir al consultorio. “Cuando un sordo se encuentra con un profesional que no sabe lengua de señas, tiene miedo, se siente incómodo, tiene dificultades para expresarse y para comprender. En cambio, si el médico maneja la lengua de señas, se produce identificación y mayor comodidad. Para los sordos fue una gran experiencia porque, por primera vez, pudieron comunicarse con el médico y comprender qué les estaba pasando, de qué se trataba el diagnóstico o cómo debían realizar un tratamiento”, comparó Basigalupo.

Superar barreras

Fernanda Olmos, miembro de Asorsafe e instructora de lengua de señas, enumeró los principales obstáculos con que se topan las personas sordas en un hospital. “Acá en Santa Fe hay un gran problema de acceso a la salud: desde pedir un turno hasta hacer fila donde no corresponde, con la consiguiente pérdida de tiempo que esto implica, son algunas barreras que todas las personas sordas enfrentamos alguna vez. Todos vivimos lo mismo y muchas veces se termina frustrando la visita al médico”.
En la ciudad hay 10 intérpretes de lengua de señas, quienes a pedido de la persona sorda, pueden acompañarla a hacer un trámite o al médico. Pero esta modalidad tampoco garantiza el éxito de la comprensión. “El intérprete conoce tanto del sistema de salud o del hospital como el sordo, entonces muchas veces son dos personas perdidas y desorientadas. Además, una característica del intérprete es que no puede tomar decisiones, comentar o preguntar, sino que sólo interpreta lo que la persona sorda dice a través de la lengua de señas, de la manera más neutral y fiel posible”, explicó Olmos.
Por eso es clave la figura del mediador en las unidades de atención a personas sordas. “El mediador es un puente cultural entre el sordo y el oyente: puede preguntar, pedirle al médico que vuelva a explicar algo, solicitar más información, corroborar que el paciente haya comprendido el diagnóstico y/o el tratamiento, etc.”, explicó la mediadora uruguaya acerca de su trabajo.
"Cuando un sordo se encuentra con un profesional que no sabe lengua de señas, tiene miedo, se siente incómodo, tiene dificultades para expresarse y para comprender. En cambio, si el médico maneja la lengua de señas, se produce identificación y mayor comodidad. Para los sordos fue una gran experiencia porque, por primera vez, pudieron comunicarse con el médico”.

El dato

Saber comunicarse

La última obstetra que se incorporó a la Maternidad del Iturraspe conoce la lengua de señas. “Es un paso fundamental. Ahora estamos buscando un médico generalista que sepa lengua de señas”, señaló el presidente del Consejo de Administración del hospital. Asimismo, desde Asorsafe señalaron que la comunidad sorda de Paraná está expectante a esta iniciativa local. “Si se llega a crear una unidad de atención con médicos que sepan lengua de señas, van a venir personas sordas de otras provincias porque es una necesidad imperiosa”, adelantó Fernanda Olmos.

13.000

consultas

al año realizan las personas sordas en la Unidad de Información y de Cuidados de Sordos del hospital parisino Pitié Salpêtrière.

NBSF octubre 2017
stfp
ovejero
tecnar
Facebook
César Carli
Grandes Cadenas
PTLC
Pasos para exportar
Carli
EDITOR
Osprera
Fer
www.santafeproduce.com.ar - Todos los derechos reservados